¿Versamos?
Poemas publicados en la 1ª. Antología poética
¿Versamos? Editorial Pasos, España.
Poemas de: Patricia Butrón

imagen4

ALUMBRAMIENTO

Ardes como polilla de fuego
ceñida a la angustia de mi piel
como si un crepúsculo me naciera.

BRINDIS

No, ya no me quedan ojos para mirar la tragedia
me ataron abiertos los párpados
me cegaron las muecas de las víctimas
la sangre ya no me deslumbra, ni la llamada del secuestro;
inválido para ofrecer un desvelo o una lágrima de vez en cuando
me dejo seducir por la verdad histórica
esa que nos hace levantar las copas
a la salud de los que quedan.

MÚSICA

No, ya no me quedan ojos para leer ningún rostro
su ausencia me ató los párpados abiertos,
ciego por la falta de palabras
los recuerdos ya no me deslumbran, ni extraño las sonrisas
inválido para ofrecer un desvelo o una lágrima de vez en cuando
me dejo seducir por la rutina
esa que llena los vacíos
como los sonidos que brotan de una caja rota.

_______________________________________________

 

MICROPOEMAS, por Patricia Butrón

 

Lleva un insecto dormido en la solapa
sobre el sombrero inválida semilla del olvido
recorre desnudo, bajo el gabán, la madrugada.

divisor_morado

Sobre el vapor verdoso de la espiga
desdibuja el sonido de la lluvia
la fragosa vanidad de la cascada.

divisor_morado

Con el aliento apolillado
y la piel bronceada de herrumbre
se apropia de un vagabundo, el paisaje.

divisor_morado

Rompen las mandíbulas del lirio
puntas de alfileres precipitados,
sutil lenguaje de una espina de agua.

divisor_morado

¿No es acaso este foso irresoluble?
a la sombra crece como las erratas
y condena bajo la luz como mal presagio.

divisor_morado

Limas pistilos
desgranas promesas
enciendes la pólvora de todo principio.

divisor_morado

Palpitan como granos de incienso
los senos de la tierra preñada
cuando embriagadas bailan las abejas.

divisor_morado

Cuando la lluvia peina de rizos la montaña
y rompe sus brazos la memoria
se ahoga mi boca en la silueta de una flor.

divisor_morado

Nunca es el calor quien ciega la tarde
ni el sereno bálsamo de la jacaranda
es un fantasma de agua que descuelga su tapiz.

divisor_morado

Ojalá fueran tan sólo los ojos de tus fauces
en el amarillo de las madrugadas
los que traen el olor de esta sutil muerte.

divisor_morado

En los deltas de la calle
laten gargantas sin rostro
residuos lechosos de la culpa.